Poemas largos de amor

Hay días donde lo único que queremos es quedarnos en casa y leer cuantos Poemas de amor en esta web, sin embargo, se debe tener mucho cuidado con la poesía que se puede encontrar en  cualquier portal que no se especializa en este estudio del arte literario.

Habiendo tantos planetas

Es por esta razón que hemos decido para esta oportunidad abordar el asuntos de los Poemas largos de amor desde distintos aspectos, con la finalidad de ver de manera general cómo están compuestos y cuáles son las maneras de diferenciar varios tipos.

¿Qué encontrarás en los poemas largos de amor?

Primero que nada, debemos destacar que la concepción moderna de la poesía pareciera casi siempre indicar que se trata de pequeñas o cortas composiciones. Sin embargo, contrario a esto, la verdad es que los inicios de la poesía nos muestran algo completamente distinta.

Antes de existir cualquier cuento, novela o ensayo ya existía la poesía, es decir, del arte poético beben todos estos géneros literarios antes nombrados. En este sentido, en los inicio de la literatura de occidente nos encontramos con dos largos poemas épicos que narran las más increíbles hazañas de los dioses y semidioses de una cultura específica.

Ahora bien, si nos fijamos en los elementos de estos grandes poemas encontraremos que son de una gran complejidad, mostrando una variedad de recursos inagotables. Entonces si leemos un poema corto veremos que no se narra ningún acontecimiento de importancia sino más bien un pequeño momento del estado del alma del poeta.

Laberinto de amor

Todo lo contrario de lo que se podía observar en los dos poemas de la humanidad, donde más allá de cantarse las pasiones se le daba un plano complejo gracias a una descripción de los acontecimientos y devenires.

Cuando leemos una composición relativamente larga verás que la idea del artista está mucho mejor elaborada, lo cual puede provocar una mayor impresión en los lectores, gozando de una mejor aceptación por la compenetración. En cambio, cuando está en la presencia de un poema corto, muchas cosas se dan por sentado. De hacho la idea es que la mayoría de las cosas se den por sentado, Sin embargo, tiene que perdurar una conexión.

Como todo esto que hemos dicho no quiere decir que recomendemos más un tipo de lectura que otra. Por el contrario, este tipo de composición de corta extensión tiene muchos seguidores a nivel mundial y requiere de una muy buena habilidad para la composición poética.

En este sentido, cuando se está bajo un poema corto la idea es directa. Lo que se quiere expresar llegará como una daga indetenible hasta la psique de los lectores, mientras que con un texto largo la atención de los lectores puede ser quebrantada en cualquier momento por el cansancio o agotamiento que genera la lectura normalmente.

Entonces tenemos que un poema corto es más explosivo que otro de mayor extensión. Sin embargo, es importante saber distinguir que los dos tipos cumplen funciones distintas, llegando a calar en lectores completamente distintos.

Mi amor es real

Generalmente, cuando se está frente a un poema largo hay una situación inusual que se está llevando a cabo. Es decir, casi siempre en este tipo se estructuras poéticas se quiere llegar a algo. Pero pasemos ahora a ver nosotros mismo algunos de estos poemas que gozan de una extensión relativamente larga.

Algunos Poemas largos de amor

Yo nací para quererte

Como un manantial de amor
Que emana rumbo hacia ti
Se encuentra mi corazón
Desde el día en que te vi.

Ante Dios y de rodillas,
Siempre me acuerdo de ti
Y en una oración bendita,
Le ruego vuelvas a mí.

En que brazos te enredaste,
¿Quién te entretiene, mi amor?
¿Quién me roba tus caricias
Y consume tu calor?

Tu calor que es algo mío
Te lo vuelvo a repetir,
Yo nací para quererte
Y no dejarte partir.

Tengo un compromiso vivo
Con otra vida de ayer,
Yo nací para quererte,
Y no te voy a perder.

Permiso me dio mi Dios
Para volver a nacer
Y buscarte por do quiera
Para volverte a tener.

Ahora, te encuentro y te miro,
Pero pareces ausente
Creo que no me reconoces
O que no tienes presente
Que antaño tú fuiste mío,
Y yo nací para quererte.

El lecho vacío

Siento un dolor en el pecho
Que me oprime el corazón
Nada más de ver mi lecho,
Casi pierdo la razón.

¿De qué me sirve, dime tú?
Un lecho triste y vacío
Reclamando a todo grito
Y llorando hasta el astío.

¿Dónde estás vida de mi alma,
Cuando volverás a mí?
Me pregunto si algún día,
Calmaré este frenesí.

La tibieza de tu piel
La dulzura de tu aliento
Ese deje de tristeza
Es lo que yo tanto siento.

Realmente, no sé si puedo
Esperar en sano juicio
La tristeza, es mi aliada
y mi amigo es el desquicio.

Regresa, amor de mi vida
Regresa, vida de mi alma
Sin ti, estoy tan perdida,
Yo busco, y no encuentro calma.

Cariño mío, cariño santo
Lloro por ti de noche y día,
De noche cuando me acuesto,
De día cuando me levanto.

¿Qué nos pasó dulce amor,
Cuando fue que nos perdimos,
Donde se abrió la cadena
La que unía nuestros destinos?

Sabes? Tengo mucho miedo
Miedo, y tengo mucho frió
Siento hielo a mis espaldas
Que produce escalofrío.

Quisiera ser muy serena
Tanto como me lo pides
Cuando desmayo en tinieblas
Por temor a que me olvides.

Temor a olvidarme de tu rostro,
A que mi rostro, tu olvides
Temor a olvidarme de tu voz
Busco confusa lo cierto,
Lo cierto….
Es que no estamos los dos.

A una novia

Volviste amor mío

Llegó la hora amor mío
Después de años de ausencia
Ha vuelto la luz a mi vida
Con tu divina presencia.

Yo no sé si estuve loca
Distorsioné los recuerdos
Sólo sé que en esta hora
Mi Deva chan es muy tierno.

Ya no pienso contrariarte,
Haz siempre lo que tú quieras
Yo, alegre y siempre contenta
Me conformaré con verte
Siempre entrando por mi puerta.

Todos los poemas de la autoría de Ingrid Phelan

Quizás te interesen también estos bonitos poemas cortos de amor para poder dedicar unos textos breves pero concretos a esa persona que no quieres dejar escapar.

↓ Comparte este artículo ↓

  • Botón compartir en Facebook
  • Botón compartir en Twitter
  • Botón compartir en Google+
  • Botón compartir en WhatsApp

↓ Comenta este artículo ↓

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *